6 errores de protocolo de bodas que no querrás cometer

A veces parece que el protocolo de bodas es algo desfasado, creado para dar fanfarria a las estiradas bodas de las casa más nobles. Muy al contrario, el protocolo son las reglas para hacer sentir bien a todos tus invitados y garantizar el éxito de vuestra boda. Estos son algunos de los errores más comunes que podrían empañar vuestro gran día:

¿Quien debe vestir de blanco?

El vestido blanco tradicional de la boda indica pureza, (no virginidad como much@s creen) y el protocolo dice que solamente debes lucir un vestido blanco si no te has casado antes.

Pero, y las invitadas ¿pueden vestir de blanco?

Pues no, en principio, si la novia viste de blanco, ninguna invitada debería vestirse de blanco. Y yendo un poco más allá, si la novia usara un traje rojo, seria conveniente que ninguna invitada vistiera de ese mismo color.

En resumen:  hay que dar a la pareja su momento y dejar que la novia sea la única que use el color elegido.

Protocolo entrada boda

Protocolo de llegada de la novia al altar

Según marca el protocolo, el padre es el encargado de acompañar a la novia al altar. Durante este trayecto, ella se situará al lado izquierdo de su padrino, ya que tradicionalmente la mano derecha de su acompañante debe quedar libre para poder desenvainar su espada y protegerla en caso de necesidad. Mientras caminan hacia el altar, la novia quedará del lado de sus familiares, ya que estarán sentados al lado izquierdo de la iglesia para mostrarle su apoyo. Una vez terminada la ceremonia, cuando regrese por el pasillo del brazo de su esposo, volverá a situarse nuevamente en su lado izquierdo, pasando esta vez junto a los parientes del novio. Este detalle simboliza la introducción de la novia en su nueva familia política.

No hagas que los invitados esperen demasiado para empezar la fiesta.

La manera más rápida de hacer que sus invitados se sientan olvidados es dejar un gran espacio entre el final de la ceremonia y el comienzo del cóctel. Si todo está en el mismo lugar, tan pronto como termine la ceremonia, las primeras felicitaciones y fotos de grupo es el momento de empezar con el cóctel. Se comenzará sirviendo bebidas, y cuando cada invitado tengan la suya, se procederá a servir los aperitivos.

Si la ceremonia y el cóctel se realizan en lugares diferentes, se hará todo lo posible para agilizar los desplazamientos, dando el tiempo suficiente para que los invitados puedan moverse de un lugar a otro, pero sin que lleguen a aburrirse y/o a pasar hambre.

Di no a la “mesa de solteros”

Tod@s sabemos que las bodas son un lugar increíble para conocer gente y establecer nuevas relaciones, pero no querrás que la mesa de solteros parezca una “cita a ciegas” forzada. En lugar de poner al azar a todos tus amig@s solter@s en la misma mesa, distribúyelos basándote en si se llevarán bien o no. Piensa que las relaciones se basan en intereses similares, ya sea que tu primo y su mejor amiga de la universidad trabajan en campos similares o que ambos son fanáticos de la ciencia ficción.

Protocolo en mesa para bodas

Nunca os saltéis el saludo a los invitados

Por suerte, la costumbre de realizar una fila de recepción formal al finalizar la ceremonia está cayendo en desuso. Aun así sigue siendo importante tratar de saludar a todos los invitados durante el transcurso de la boda. Por ello, intenta buscar un momento para saludar, agradecer su presencia o mantener una charla rápida con cada grupo de invitados durante el cóctel o el banquete. También es una gran idea ir pasando de un grupo a otro en la pista de baile para poder bailar con diferentes grupos de amigos. Aunque vuestra visita sea breve, los invitados entenderán que estáis está tratando de disfrutar con todo el mundo.

Y por favor, no te olvides de alimentar a tus proveedores

Recuerda que hay personas que van a trabajar todo el día para hacer que vuestra boda sea un éxito, así que por favor,  ¡cuídalos!. La mayoría de los proveedores estipulan en su contrato que el cliente debe proporcionar una comida, así que puedes consultar con tu proveedor de catering acerca de la posibilidad de ofrecerles un menú profesional, que siempre resulta un poco más económico. Pese a ello, un detalle nunca está de más, como por ejemplo, asegurarte de que les llegue un plato de jamón durante el cóctel 😉

Recuerda que es importante que algunos personajes clave, como el fotógrafo o el DJ puedan hacer compatible su comida con dar paso a los grandes “momentos” o inmortalizarlos en una foto. Por ello, es conveniente que el maitre esté en contacto permanente con ellos para poder coordinarlo todo.

Y hasta aquí nuestro resumen de algunos errores clásicos en el protocolo de bodas.

Espero que os haya gustado y os sea de utilidad en vuestro gran día.

Un saludo y … ¡que vivan los novios!



Los comentarios están cerrados.