Tu boda sencilla: Los 5 consejos clave

Una boda sencilla puede resultar tan personal y emotiva como la más lujosa de las celebraciones. Simplificar vuestra boda os evitará un montón de dolores de cabeza. Si estáis pensando en casaros pero no queréis volveros locos con los preparativos, habéis llegado al lugar adecuado.

Es el momento de mantener la cabeza fría y seguir estos 5 consejos que os ayudarán a organizar una boda sencilla adaptada a vuestras necesidades reales:

Organizar boda sencilla

1- Reduce la lista de invitados a la boda

Si consigues mantener la lista bajo control, todo será bastante más sencillo y económico. En muchas familias es costumbre invitar a todo el mundo y no es raro que algunos se empeñen en invitar a su boda a familiares lejanos (o cercanos) con los que no tienen apenas relación. O lo que es peor, tienen una mala relación, lo que puede generar un mal ambiente durante la celebración. También es frecuente que los padres de los novios les exijan que inviten a algunos de sus amigos….
Pues bien, recordad, esta es VUESTRA boda. Vosotros sois los que debéis decidir libremente a quien invitáis y a quién no.

Pese a ello, puede establecerse una regla básica: Decidid hasta qué grado de parentesco invitarán ambas partes. Con esto evitareis agravios comparativos.

2- No intentéis impresionar

Aunque parezca extraño, aun hay quien intenta impresionar a propios y extraños con con una boda llena de lujo. Es una opción muy respetable, ya que cada pareja celebra su enlace como prefiere. Si ese es vuestro caso tal vez sea mejor que no sigas leyendo: Una boda de lujo es difícilmente compatible con la sencillez.

Pensad que a los invitados no irán a vuestra boda con el deseo de verse deslumbrados. Tampoco para compararla con otras bodas. Están ahí para celebrar vuestra boda y acompañarlos en ese día tan especial. Y si no es así, ese es su problema.

3- Pensad lo que realmente necesitais y evitad lo que no sea importante.

Todas las bodas, sin importar el tamaño, necesitarán básicamente un espacio, comida y bebida, personal, algo de decoración y música con la que amenizar la celebración. En un momento dado, todo lo demás podría ser prescindible, e incluso los básicos anteriormente mencionados podrían reducirse a mínimos para conseguir una boda sencilla.

Si realmente no queréis complicaros la vida ni saliros del presupuesto, no olvidéis que es lo básico y lo prescindibles que pueden resultar los extras.

Por ejemplo, algunas parejas optan por renuncia al baile de apertura, ya que requiere de bastante preparación y el tiempo no suele sobrar en las semanas previas a la boda.

También puedes eliminar algunos de los complementos que las parejas intentan incluir y que acaban por hincharles el presupuesto: Un candy bar, un fotomatón…

Organizar una boda sencilla

4- Delegad en los vuestros

Es muy frecuente que las parejas comiencen a planear su boda e incluyan una cantidad de detalles tan grande que resultan difíciles de abarcar. En lugar de intentar hacer todos los preparativos por vuestra cuenta, es muy recomendable pedir ayuda a familiares o amigos. Realmente estarán encantados de echar una mano y ser participes de vuestra boda.

Poco a poco os daréis cuenta de que hay un montón de pequeños detalles que necesitan ser atendidos, y si tratáis de hacerlo todo vosotros mismos, el tema se complica. En vez de eso, permitid que otros os ayuden, delegando ciertas tareas. Creedme, este consejo os hará la vida MUCHO más fácil….

5- Contad con un wedding planner

Si hay algo que puede hacer vuestra boda mucho más sencilla, es sin duda contratar un servicio de wedding planner. En este caso, no la sencillez no va a repercutir en una celebración más económica, pero os ahorrará muchos dolores de cabeza durante la preparación. Y pese a que será un coste extra, es posible que gracias a su experiencia y sus contactos con proveedores podáis ahorrar en otras partidas del presupuesto.

En el caso de que el servicio de wedding planner no entre dentro de vuestro presupuesto, siempre podéis delegar la tarea de la coordinación del evento en un familiar o amigo de vuestra confianza. Debe de ser una persona organizada y capaz de manejar las cosas de acuerdo a vuestro plan.

Profesional o no, si hay alguien cuidando todos los detalles el día de la boda, os evitareis tener que preocuparos y podréis relajaros y disfrutar de vuestro gran día.

Esperamos que estos consejos os ayuden a aclarar vuestras ideas y a organizar una boda sencilla pero muy muy personal.



Los comentarios están cerrados.