6 poemas para tu boda perfecta

La ceremonia es el eje central de una boda y uno de los momentos más emotivos y recordados por los novios. Para hacer vuestra ceremonia aun más especial, hemos seleccionado estos poemas para bodas que os ayudarán a expresar vuestros sentimientos y compartirlos con todos vuestros invitados. Espero que os gusten:

Poemas para bodas

Poemas de amor:

Amor  (Gustavo Adolfo Bécquer)

El amor es la vida, y la vida es amor;
engendra la locura y abre paso al delirio;
purgatorio de goces y cielo de martirio;
su dolor es tan fuerte, que su dicha es dolor.

Va abriendo paraísos y cerrando ataúdes;
con puñales y flores hace ramos dorados…
Es el mayor pecado de todos los pecados,
y la virtud más grande de todas las virtudes.

El amor es el perfume, y el néctar, y es veneno;
es camino de rosas y es camino de cieno;
es un rayo de luna besando un corazón…

Es débil como un niño, como un Hércules fuerte;
el amor es la flecha que nos causa la muerte
y tiene el privilegio de la resurrección

 

El arte del matrimonio (Wilferd Arlan Peterson)

La felicidad en el matrimonio no es algo que simplemente suceda,
un buen matrimonio debe crearse.

En el matrimonio las pequeñas cosas son las grandes cosas;
nunca se es tan viejo para sostenerse las manos.
Es recordar decir “te amo” al menos una vez al día,
y nunca irse a dormir enojados.

Es nunca hablar con el otro solo por ser condescendiente;
el cortejo no debe terminar con la luna de miel,
debe continuar a través de los años.

Es tener un sentido mutuo de valores y objetivos comunes,
es pararse juntos enfrentando al mundo.
Es formar un círculo de amor que se alimenta en toda la familia.

Es hacer cosas para el otro, no en la actitud de servicio o sacrificio,
sino en el espíritu de gozo.
Es hablar con palabras de apreciación
y demostrar gratitud de manera considerada.

No se busca la perfección en sí,
es cultivar la flexibilidad, la paciencia,
la comprensión y el sentido del humor.

Es tener la capacidad de perdonar y de olvidar.
Es dar al otro una atmósfera en la que cada uno pueda crecer.
Es encontrar espacio para las cosas del espíritu,
en una búsqueda común del bien y la belleza.

Es establecer una relación en la cual la independencia sea por igual,
la dependencia mutua y las obligaciones recíprocas.

No es sólo casarse con la pareja perfecta, es ser la pareja perfecta.
Es descubrir lo que el matrimonio puede ser, en su mejor momento.

 

Poemas de la novia para el novio:

 

Si me quieres, quiéreme entera (Dulce María Loynaz)

Si me quieres, quiéreme entera,
no por zonas de luz o sombra…
Si me quieres, quiéreme negra
y blanca, Y gris, verde, y rubia,
y morena…
Quiéreme día,
quiéreme noche…
¡Y madrugada en la ventana abierta!…

Si me quieres, no me recortes:
¡Quiéreme toda… O no me quieras

 

El ángel guardián (Gabriela Mistral)

Es verdad, no es un cuento;
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.

Tiene cabellos suaves
que van en la venteada,
ojos dulces y graves
que te sosiegan con una mirada
y matan miedos dando claridad.
(No es un cuento, es verdad.)

Él tiene cuerpo, manos y pies de alas
y las seis alas vuelan o resbalan,
las seis te llevan de su aire batido
y lo mismo te lleva de dormido.

Hace más dulce la pulpa madura
que entre tus labios golosos estrujas;
rompe a la nuez su taimada envoltura
y es quien te libra de gnomos y brujas.

Es quien te ayuda a que cortes las rosas,
que están sentadas en trampas de espinas,
el que te pasa las aguas mañosas
y el que te sube las cuestas más pinas.

Y aunque camine contigo apareado,
como la guinda y la guinda bermeja,
cuando su seña te pone el pecado
recoge tu alma y el cuerpo te deja.

Es verdad, no es un cuento:
hay un Ángel Guardián
que te toma y te lleva como el viento
y con los niños va por donde van.

Poemas para ceremonias de matrimonia

Poemas del novio para la novia:

 

Novia del campo, amapola (Juan Ramón Jiménez)

Novia del campo, amapola.
Novia del campo, amapola
que estás abierta en el trigo:
amapolita, amapola
¿te quieres casar conmigo?

Te daré toda mi alma,
tendrás agua y tendrás pan.
Te daré toda mi alma,
toda mi alma de galán.

Tendrás una casa pobre,
yo te querré como un niño,
tendrás una casa pobre
llena de sol y cariño.

Yo te labraré tu campo,
tú irás por agua a la fuente,
yo te regaré tu campo
con el sudor de mi frente.

Amapola del camino,
roja como un corazón,
yo te haré cantar,
y al son de la rueda del molino.

Yo te haré cantar,
y al son de la rueda dolorida,
te abriré mi corazón,
amapola de mi vida.

Novia del campo,
amapola, 
que estás abierta en el trigo:
amapolita, amapola,
¿te quieres casar conmigo?

 

Hagamos un trato (Mario Benedetti)

Compañera
usted sabe
puede contar
conmigo
no hasta dos
o hasta diez
sino contar
conmigo

si alguna vez
advierte
que la miro a los ojos
y una veta de amor
reconoce en los míos
no alerte sus fusiles
ni piense qué delirio
a pesar de la veta
o tal vez porque existe
usted puede contar
conmigo

si otras veces
me encuentra
huraño sin motivo
no piense qué flojera
igual puede contar
conmigo

pero hagamos un trato
yo quisiera contar
con usted

es tan lindo
saber que usted existe
uno se siente vivo
y cuando digo esto
quiero decir contar
aunque sea hasta dos
aunque sea hasta cinco
no ya para que acuda
presurosa en mi auxilio
sino para saber
a ciencia cierta
que usted sabe que puede
contar conmigo.

Espero que estos poemas para boda os hayan gustado y os ayuden a poner palabras a lo que sentís el uno por el otro.  Y si lo vuestro es la prosa aquí os dejamos una selección de lecturas para bodas civiles originales que os encantarán.

Un saludo y … ¡que vivan los novios! 🤵👰

 



Los comentarios están cerrados.